Páginas vistas en total

sábado, 28 de diciembre de 2013

El rastro de los cimarrones, reseña De Troa

El rastro de los cimarrones, reseña de Troa:
http://www.troa.es/libro/el-rastro-de-los-cimarrones_732337


EL RASTRO DE LOS CIMARRONES

EL RASTRO DE LOS CIMARRONES

Ricardo Muñoz Fajardo
 
19,95 €
Añadir a mi cesta
En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 31/12/2013
Valoración TROA
Calidad literaria
Contenidos
Valoración de los clientes
 
Consigue 1,00 puntos TROA
Relato de aventuras centrado en la azarosa vida de un cazador de recompensas, dedicado a capturar “Cimarrones”, esclavos huidos a las montañas, a los que sus amos reclaman como propietarios legales. Protagoniza la acción, situada en el Perú a punto de acceder a su Independencia (1821-1822) un mercenario sin escrúpulos que se hace llamar Rodrigo Pizarro pese a no acreditar vínculos familiares con el conquistador del Perú. Acepta cualquier tipo de encargos, desde el asesinato de truhanes y delincuentes a cargos importantes del virreinato, a punto de rendirse ante el ejército de los generales San Martín y Simón Bolívar. Pizarro coincide con ambos en la localidad de Guayaquil, donde se firman en 1822 los acuerdos para el reparto de las nuevas fronteras y países, una vez asegurado el proceso de independencia. Tras llevar a cabo en esa ciudad una masacre de enemigos y rivales, logra escapar con su mujer, una mulata peruana viuda, y con dos hijos de un anterior matrimonio de ésta. Para escapar de sus perseguidores se embarca hacia España donde se instala en el pueblo extremeño de Guadalupe, del que procede su familia. El argumento queda reducido a una serie de episodios de extrema violencia, expediciones de castigo, asaltos y captura de cimarrones narradas con tanta rudeza como escasos recursos literarios. Pobreza expresiva que se percibe también al describir ambientes populares y paisajes andinos que se hubieran prestado a mayor lucimiento. Las referencias políticas a las guerras entre los rebeldes a la metrópoli y las tropas realistas resultan excesivamente largas y premiosas. En este sentido, los alegatos de las partes, incluidos los que se atribuyen al general San Martín, no logran exponer de modo convincente las razones en que se inspiraban las distintas posiciones. La obra carece de valor histórico y literario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario