Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2013



David J. Skinner:

Reseña – La ley de la gravedad


lldlgEn La ley de la gravedad, el prolífico escritor madrileño Ricardo Muñoz Fajardo nos pone tras los pasos de un toxicómano treintañero en rehabilitación. Desde varios puntos de vista, y en diversas épocas, seguiremos la vida de Ramón Hurtado: su niñez, la separación de sus padres, las amistades de juventud y su progresiva inmersión en el mundo de las drogas.
La verdad sobre Ramón se irá desvelando incluso más allá de su muerte, cuando dos policías investiguen el caso. ¿Fue la muerte de Ramón un simple suicidio, o hay alguna verdad oscura escondida tras su fallecimiento?
Una novela que no dejará indiferente al lector, y que  hace meditar sobre cómo el bien y el mal dependen mucho del punto de vista. La narración, en primera persona pero con distintos narradores, sumerge en la historia con rapidez y nos hace partícipes de los pensamientos –y de los sentimientos– de varios de sus protagonistas.
Para terminar, sólo añadir que no había leído previamente nada de este autor, pero sin duda esta novela no será la última suya que lea.
Aquí tenéis el enlace a su blog: http://ricardomunozfajardo.blogspot.com.es/
"Anochecer en el puerto", de François Pérez Ayrault.

Con Eduardo Mendoza tuve la suerte de leer, uno detrás del otro, los que considero que son sus dos mejores libros, o los que más me han impresionado a mí: "El año del diluvio" y "La verdad del caso Savolta"

Tras ellos, busqué otros libros suyos, y descubrí su vena humorística, salpicada de libros geniales y otros mucho más normalitos. 


François, en "Anochecer en el puerto", me recuerda al mejor Mendoza, el autor de "El laberinto de las aceitunas", " El último trayecto de Horacio Dos" o "El asombroso viaje de Pomponio Flato", un libro muy bien escrito, con los tiempos perfectamente relacionados y una trama que te engancha desde el principio hasta el fin.


A mí, que no soy muy amante de los libros de humor, ni tampoco de las fábulas sobre vampiros, "Anochecer en el puerto" me ha hecho replantearme ambas querencias.